Saltear al contenido principal

LA EXPERIENCIA HA SIDO IRRESPETADA

JOSÉ ANTONIO VENTURA SOSA

Con el desarrollo de la revolución industrial y tecnologías de la información, la experiencia profesional se acumuló suficientemente, misma que ha sido valorada a la par del oro, como el metal precioso que se revaloriza con el tiempo; por ello, es que la preparación académica y tecnológica, con la experiencia profesional, han constituido los valores y factores determinantes, en todo proceso de evaluación de competencias y selección adecuada de los prospectos, para el desempeño de un cargo determinado en las organizaciones.

Todo lo anterior, se mantuvo durante el siglo diecinueve y veinte, y a principios del presente siglo; sin embargo, a partir del año 2018, se ha observado, que el analfabetismo orgánico, se ha posicionado y empoderado en el sector privado y público, sin importar la educación y capacitación, valores societarios y honradez notoria en las personas, despreciando la preparación académica y tecnológica, con sus experiencias suficientes.

En nuestro país, se ha vuelto una costumbre tolerar la ignorancia con su estela de omisiones voluntarias e involuntarias y mal intencionadas, sin que sean reconocidas por sus actores como propias, echándole la culpa a los adultos mayores, académicos y técnicos, de los problemas que ellos mismos han generado, con debida torpeza manifiesta; sin embargo, los de su género y generación, los aplauden como si fueran las mayores hazañas históricas que un ser humano racional haya creado.

Es preocupante, para nosotros los adultos mayores y profesionales de las diferentes áreas científicas y tecnológicas, que aún le estamos aportando a nuestra nación, pero que probablemente y en poco tiempo, abandonaremos física y espiritualmente El Salvador, un país hermoso y al que por voluntad de Dios he venido a servirle, con mucha bondad y solidaridad humana, profesionalismo en seis ramas científicas y tecnológicas, mismas que me han permitido contribuir al desarrollo humano de varias generaciones, el crecimiento económico y financiero de muchas empresas; y ahora me encuentro, con una deteriorada y agotada esperanza, al presenciar las actitudes de una generación inculta, que con el poder de sus decisiones incautas, sean un contagio mayor que el covid-19, para las nuevas generaciones de salvadoreños… y como han dicho varios colegas:… “me preocupa en manos de quiénes queda este país”… “son unos jóvenes sin preparación educativa y sin experiencia”… “y cómo será la generación que los releve”…

En el ocaso de mis creaciones literarias, me he atrevido a escribir un poco, con el propósito de advertir miramientos, que para algunos no son importantes, pero que el solo hecho de haberse atrevido a  leerlos, serían importantes en el fondo de sus conciencias. Ojalá que haya reflexiones, para corregir las omisiones con toda humildad y que el clamor por un inevitable karma, sea ligero en su merecimiento.

Que este año 2021, solo quede en el recuerdo de lo que hayas merecido y ventura para el año 2022.

Dr. José Antonio Ventura Sosa

Profesional con especialidades en Contaduría Pública y Auditoría, Administración y Finanzas, Ciencias Políticas y Administración Pública, Diplomacia y Relaciones Internacionales, y con acreditación del Consejo de Vigilancia de la Profesión de Contaduría Pública y Auditorí­a número 378

Esta entrada tiene un comentario

  1. Es una lamentable verdad y causa tristeza, saber que no podemos hacer mayor cosa por el estatus quo que vemos, sobre todo en el sector público de nuestro país.
    Felicidades por una reflexión de los quilates que contiene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba